Señor, señora, adivínelo ahora

Señor, señora, adivínelo ahora

El juego más divertido que ha encontrado el hombre desde los tiempos más remotos es el juego de las adivinanzas. Sirven para cantar, para reunir a grandes y chicos, para aprender. Son al mismo tiempo el juego donde se encuentran la inocencia y la perspicacia, por eso desarrollan la inteligencia