¡Piojos no!

¡Piojos no!

En el Reino de Cabellolandia hay problemas del tipo… ¡piojoso! La princesa hará que el rey tome las medidas del caso, pero luchar contra estos molestos visitantes es más difícil de lo que te puedas imaginar, y la cuestión cada vez se pone más peliaguda. Por fortuna hay una Peluda Madrina, canciones y champú para conjurar a estos no tan queridos huéspedes.