No me gusta ser la mimada

No me gusta ser la mimada

Cuando la profesora es amable con un alumno, eso no significa que lo prefiera. Quizá es un niño que tiene menos confianza en sí mismo o tiene problemas en la casa. En esta historia, Lulú, feliz, se da cuenta de que sus esfuerzos le gustan a la profesora. Pero sus compañeros ven de otra forma la complicidad de Lulú con la profesora… ¿Lulú se habrá convertido en la mimada?