Mis papás están en mi clase

Mis papás están en mi clase

Fanny no se siente muy cómoda desde que entró a grado sexto, desde el inicio del año escolar no ha parado de quejarse. Sus padres, de 36 años, al parecer no la comprenden y solo le dicen que «les encantaría tener nuevamente su edad», a lo que ella respondía siempre, sin meditarlo: «me encantaría ver eso». Esta vez, al parecer, sus palabras ocasionaron efecto.
Esta es una divertida y entretenida historia que no solamente ha sido escrita para los jóvenes lectores, sino también para sus padres.