El Príncipe Feliz

El Príncipe Feliz

Desde el alto pedestal que ocupa en el centro de la ciudad, El Príncipe Feliz, una estatua recubierta de oro y piedras preciosas, puede contemplar la miseria y el dolor de los más pobres y desprotegidos. Solo una golondrina, que ha extraviado su rumbo, puede comunicarse con el Príncipe y compartir su tristeza. Aplazando su migración y poniendo en peligro su vida, la golondrina ayudará al príncipe a socorrer a los pobres y a mitigar su dolor.