El Avaro, El Médico A Palos, El Enfermo Imaginario

El Avaro, El Médico A Palos, El Enfermo Imaginario

El avaro
El amor no hace menos coherente al protagonista, porque ni aún ante él cede su avaricia, y la rivalidad del hijo le hiere como una ofensa inferida a su derecho de padre y señor, por eso los jóvenes se sienten inducidos a desear la muerte al viejo. La comicidad es copiosa, y viven todos los personajes; pero el avaro eclipsa a todos.
El médico a palos
Farsa alegre, fácil y mesurada, donde se advierte que el autor ha llegado a la cima de su arte: un grato aire campechano y la acostumbrada sátira contra los médicos.
El entorno imaginario
Las viejas acusaciones contra la medicina forma lista de charlatanesca son ridiculizadas con ingenioso brío y fuerza convincente, a la vez que se afirma la fe en la naturaleza, única medicina; la figura del enfermo imaginario desde una humanidad real.