Dos Mujeres Diez Historias

Dos Mujeres Diez Historias

Esta historia goza de una frescura narrativa que atrae por igual a jóvenes y a adultos, pues desarrolla, además, una trama, plena de inteligencia, cotidianidad, patetismo y buen humor, alejada del violentismo temático de buena parte de la novelística de los últimos años. Cuando Luis Darío Bernal Pinilla se ha lanzado a la novela o al cuento para adultos, lo hace con rigor estético y reconocida maestría, como sucede con esta novela trabajada con una profunda hondura psicológica y un habilísimo manejo del lenguaje y de la idiosincrasia de tres países, Venezuela, Colombia y Ecuador.