Cronista de indias

Cronista de indias

Antes de la aparición del periodismo moderno y el reconocimiento de la crónica como un género periodístico, se tenía por cronista al escritor que narraba acontecimientos tanto de interés histórico como de la vida cotidiana; el término era casi equivalente a historiador. Después del descubrimiento de América por los europeos, se conocieron los relatos de los llamados «cronistas de Indias», que informaban sobre la geografía y el modo de vida de los indígenas americanos. Todos participaron de una u otra forma en las arriesgadas expediciones y viajes alucinantes que los trajeron a tierras americanas, en calidad de navegantes, soldados, religiosos o simples aventureros. Muchos cronistas de Indias se centraron en zonas geográficas específicas e hicieron crónicas regionales de los sitios por donde iban pasando en sus viajes o simplemente adonde el tiempo los llevaba, pues en esas épocas contaban con muchos elementos en contra y muy pocas posibilidades de éxito. Se enfrentaron a hombres desconocidos, siendo ellos mismos unos individuos extraños para quienes encontraban en el camino en medio de un clima impredecible y de cara a “extrañas costumbres de seres gigantes, animales y plantas aún más extrañas”.