Aquella Vez… Yo Cometí Una Gran Tontería

Aquella Vez… Yo Cometí Una Gran Tontería

Julián decide no ir al mercado con sus padres una mañana de domingo. En cambio, prefiere quedarse en casa y levantarse sin ningún apuro; tomar un delicioso baño y disfrutar su película favorita, Titanic, que ha visto innumerables veces y ya sabe de memoria. Sin embargo, se distrae tanto con la película, que olvida que estaba llenando la tina en el baño y que su mamá le había encargado el almuerzo, que se cocinaba lentamente en el horno. Julián se meterá nuevamente en problemas.